26 jun. 2012

A diez años de la Masacre de Avellaneda

 Hoy se cumplen diez años de aquella masacre de Avellaneda, donde asesinaron brutalmente a los compañeros Maximiliano Kosteki y Darío Santillán. En ese día, las fuerzas de seguridad de nuestros país sintieron que tenían licencia para matar, quizá incitados por miembros de la política del entonces presidente Duhalde.

Maxi Kosteki era un militante y un pibe de barrio, que se dedicaba al arte, y que ingresó en la política buscando hacer de nuestro país una sociedad más justa. También el compañero Darío Santillán, que murió asesinado por las balas de un policía que lo asesinó a quemarropa, y que intentaba  ayudar a su compañero malherido que se encontraba tirado en el piso. Bien lo dijo Víctor Hugo Morales, murió casi como un Sargento Cabral.



Hoy la realidad es otra, desde aquel momento comenzó en la Argentina, en el proceso que inició Néstor Kirchner como presidente, una política de Estado totalmente vinculada a decir no a la represión. No más muertes por la protesta social, no a la criminalización de la protesta. Esto fue el legado de nuestro compañero Néstor Kirchner, y que Cristina lo sigue al píe de la letra, demostrando día a día que nuestro país jamás debe volver a esas extremas coyunturas en las que nos dejó el proyecto neoliberal.

Hoy recordamos a Darío y Maxi, diciendo ¡NUNCA MÁS! Al asesinato de compañeros por el derecho a protestar. Hoy decimos que Darío y Maxi, son parte de un proceso al cual no queremos volver. Fueron asesinados para seguir imponiendo las recetas del FMI, como así lo quería también el Grupo Clarín, que fue apologista de la Masacre, al igual que de la Dictadura Militar, al igual que del Menemismo, aunque hoy lo nieguen.

Un antes y un después para la historia fueron estos dos jóvenes sensibilizados por la realidad de nuestro país, y fueron a darle el pecho a una realidad devastadora y dieron la vida para que haya una Justicia Social.

¡DARIO Y MAXI PRESENTES!  ¡AHORA Y SIEMPRE!

No hay comentarios:

Publicar un comentario